Stipe Božić: desde el «monte Cervino dálmata» hasta la cima del mundo

Stipe Božić: desde el «monte Cervino dálmata» hasta la cima del mundo

A una hora en coche desde la ribera de Makarska y de unas de las más hermosas playas croatas, se le ofrece la naturaleza salvaje intacta que existe desde hace miles años. En la autopista Dalmatina uno debe optar por la salida Ravča de la que se toma la carretera nacional hacia Vrgorac y entonces la carretera local hacia la localidad Zavojane. Le darán bienvenida los acantilados magníficos azotados por el tremendo viento bura, el juego poderoso de piedras y de los escasos bosques y las vistas maravillosas dominadas por el azul del mar Adriático.

 

En el paraíso montañoso de Croacia, con la dura montaña de Biokovo que, con sus narices pedregosas casi vive en las nubes y la vista a la cima de Sveti Mihovil (1247 m) que, por su forma de pirámide también llaman el monte Cervino dálmata, creció Stipe Božić, el más exitoso alpinista croata y uno de los más exitosos alpinistas del mundo.

 

Probablemente aquellas escenas de su niñez hicieron nacer en Stipe Božić el anhelo de las altitudes y por consiguiente, él escaló siete pico más altos de todos los siete continentes (monte Everest – Asia, Aconcagua – América del Sur, monte McKinley – América del Norte, Kilimanjaro – Africa, macizo Vinson – Antártida, Mont Blanc – Europa, monte Kosciuszko – Australia), tres picos los más altos del mundo, todos más altos de ocho mil metros: monte Everest (8848 m), K2 (8611 m) y Kangchenjunga (8586 m). Este alpinista croata escaló dos veces el pico el más alto del mundo, el monte Everest, siendo el segundo europeo quien lo hizo (después del legendario italiano Reinhold Messner).

Stipe Božić Himalaya
Osobna arhiva Stipe Božić

A Stipe Božić no le bastaba conquistar los picos de las montañas. Como un héroe de los libros de Julio Verne, descendió al centro de la montaña Velebit, el hondo el más profundo en Croacia - la Lukina jama, con profundidad de 1431 m, como miembro de una expedición internacional fue el primero croata en el Polo Norte, y como el director, el escritor y el fotógrafo era autor de más de 100 documentales, de unos libros y muchas fotografías de sus expediciones.

 

El alpinista croata comenzó a practicar escaladas ya de niño, como un niño explorador, y entonces terminó la escuela de alpinismo en la Asociación de escalada Mosor en Split. Entonces, cuando tenía 20 años, durante su servicio militar conoció a Viki Grošelj, el futuro excelente alpinista esloveno y su «hermano de escalada» quien le acompañó en muchas travesías en el Himalaya.

 

Su vida futura y su vocación de alpinista fueron influidas sobre todo por la primera expedición al monte Everest en 1979, cuando la primera vez escaló el pico el más alto del mundo. Entonces comenzó el «paseo» de Stipe por las nubes de Himalaya, que, después de muchas escaladas, conoció casi como su montaña de Biokovo. Lhotse, Manaslu, Kangchenjunga de nuevo el monte Everest y K2.

 

Al ver todos los logros de este alpinista croata, uno tiene impresión que se trata de un carácter ficticio de la literatura, una mezcla de Indiana Jones, de James Bond y de los caballeros Jedis, pero Stipe Božić es solamente un hombre que se atrevió a soñar - un niño del interior de la montaña de Biokovo quien realizó su sueño de ir más allá de los límites.