Drago Sopta/HNS

Las leyendas de deporte croatas

Un país de maravillas de deporte

Janica Kostelić, Luka Modrić, Dražen Petrović, Ivano Balić, Ratko Rudić, Mirko Filipović, Sandra Perković, Ivica Kostelić, Blanka Vlašić, Davor Šuker, Iva Majoli… Uno debe reconocer que solamente al leer esto nombres, que han entusiasmado a todo el mundo con sus éxitos, un escalofrío le recorre el espinazo. Y se trata solamente de una parte de las medallas, de los reconocimientos y de los premios ganados por los deportistas croatas.

 

Desde su independencia, la Croacia ha ganado un total de 44 medallas en los Juegos olímpicos de verano y de invierno y unos miles de medallas en numerosos campeonatos mundiales y europeos.

 

La Croacia es uno de los nueve países del mundo que han participado en la final de la Copa Mundial de Fútbol, uno de los diez países que al menos dos veces ganaron la Copa Davis y una de solamente 20 países que cuentan con un ganador de Balón de Oro.

 

Gracias a sus éxitos, el club de Split Jugoplastika fue proclamado el mejor club de baloncesto del siglo 20, en la final de los Juegos olímpicos de 1992 la selección croata jugó con el legendario Dream Team americano, la selección de waterpolo, con sus 27 medallas ganadas, figura entre los países deportivos los más importantes, los virtuosos de balonmano croatas dos veces ganaron los campeonatos olimpíacos y un jugador de tenis croata era el único quien ganó en el Campeonato de Wimbledon con una tarjeta de invitación.

 

Krešimir Ćosić es uno de los cuatro croatas en el Salón de la Fama del Baloncesto, Toni Kukoč cuenta con tres anillos de la NBA, siendo también el sexto mejor jugador en la famosa generación de los Chicago Bulls, los hermanos Martin y Valent Sinković forman una de las más exitosas tripulaciones de vela y Šime Fantela es uno de los mejores deportistas que compiten en vela en las clases olimpíacas.

 

Bienvenidos al país de los deportistas excelentes.

Llena de excelentes jugadores

Plata con sabor a oro - El recibimiento de los Ardientes digno de los dioses