Dalmacia – Split

Dalmacia – Split

La Región Dalmacia – Split abarca la parte central de Dalmacia que es igual de atractiva por las bellezas naturales de las islas, la zona litoral y el todavía no descubierto interior de Dalmatinska zagora. El adorno de la región son las montañas que se yerguen casi directo del mar, como Kozjak, Mosor, Omiška Dinara y la imponente Biokovo. En la región de Split llaman atención especial los fenómenos kársticos - los lagos Azul y Rojo (se cree que es uno de los más profundos lagos de Europa) cerca de Imotski, Vidova gora en la isla de Brač, la cumbre más alta de todas las islas del Adriático, el manantial del río Cetina cerca de Vrlika, su atractivo cañón y desembocadura en la ciudad de Omiš y la localidad de Prološko blato.

 

A todos le viene bien huir de la vida de la ciudad, por lo menos por un breve tiempo, y por eso destacaremos algunas zonas donde está desarrollado el turismo rural de la región de Split. Así que visite Sinjska zagora - el interior de Sinj (Sinjsko polje), la región de Imotski - Imotska krajina (Imotsko polje) y la región de Vrgorac- Vrgoračka krajina (Vrgoračko polje) y su producción de vino (la región de Vrgorac e Imotski). Las zonas más cercanas al mar (Poljica, interior de Split - Splitska zagora) tienen una oferta que se basa en la producción de olivos, lo que junto con el vino representa uno de los más atractivos productos para este tipo de turismo.

 

Si se encuentra cerca de la ciudad de Imotski en las aldeas aledañas en granjas turísticas puede probar comidas como el queso, el jamón, la panceta, los buñuelos y el pan bajo campana.  Pruebe también los vinos de alta calidad y los zumos naturales. Los alrededores son ideales para pasear por dos senderos educativos y también tiene la posibilidad de hacer ciclismo en la naturaleza.

Dalmatia – Split
Ivo Biočina

En las islas también se pude relajar y disfrutar de la oferta de las estancias agrícolas familiares. En las estancias generalmente se encuentran los olivares rodeados por paredes en piedra seca, y además de las aceitunas están representadas otras culturas mediterráneas y plantas medicinales y aromáticas silvestres. La oferta incluye varias especialidades caseras y comidas hechas según recetas tradicionales con productos ecológicos de la estancia. Los huéspedes pueden disfrutar de varias actividades, presentaciones culinarias, el tradicional deporte dálmata - bochas, los niños se pueden divertir en el patio de juegos, mientras que en los alrededores existen varios senderos peatonales y ciclistas.

 

Algunas familias tienen viñedos y cuentan con salas de cata de vino. Antes eran bodegas familiares donde se elaboraba y guardaba el vino, y hoy han abierto sus puertas a los visitantes. Con su oferta original se destaca la ciudad de Šolta. Con una gota de buen vino tinto y el aceite de oliva de calidad superior, los patés de aceitunas y el pescado salado y al escabeche son las delicias más comunes que se pueden encontrar en la mesa. Además del vino, aquí se encuentran los obligatorios licores hechos del aguardiente (rakija) de orujo, hierbas, nueces, algarroba, higos, mirto, laurel y guinda.

 

Después de relajarse en las explotaciones agrarias familiares le recomendamos que salga de fotosafari a las viejas aldeas de Dalmatinska zagora y al interior de las islas. Los lugares específicos y diferentes que vale la pena conocer son el campo de Stari grad de Hvar (Patrimonio de la UNESCO – el campo más grande de todas las islas del Adriático), otras localidades Patrimonio de la UNESCO como los cascos históricos de las ciudades de Trogir y Split con el Palacio de Diocleciano, la falería del escultor Ivan Meštrović y Crikvine Kaštelet de Split, el Parque Natural de Biokovo, Makarska y el jardín botánico Kotišina de Biokovo, el cañón y la desembocadura del río Cetina cerca de Omiša, la escuela de canteros de Pučišća en la isla de Brač, la Cueva Azul en el islote de Biševo, la colección del monasterio de las monjas benedictinas de la isla de Hvar (el encaje de agave), el desierto (monasterio) Blaca en la isla de Brač (iglesia, observatorio astronómico y biblioteca) y muchos más.

 

Le recomendamos también los museos y las conocidas colecciones etnográficas que le acercarán por lo menos un poco la vida de los labradores de tierra de esta zona. Varios eventos le alegrarán y su participación en ellos le dejarán un bonito recuerdo del turismo rural, y por eso ¡vuelva de nuevo!