Siroco – El rey malhumorado | ¡Bienvenidos a las páginas oficiales de la Oficina Nacional de Turismo de Croacia!

Siroco – El rey malhumorado

Siroco – El rey malhumorado

Decimos que el bura es un viento furioso que puede desatarse hasta en proporciones peligrosas para los navegantes (afortunadamente esto no ocurre más que en invierno). Para el otro viento "principal“ del Adriático no solemos usar adjetivos tan fuertes, aunque éste también es perfectamente capaz de causar graves problemas en la navegación.

 

En el mar Adriático el siroco recibe el nombre de jugo, sopla del sureste y no se debe confundir con el viento que realmente sopla del sur (en croata jug), rumbo al norte, conocido como ostro o "verdadero jugo". Aunque tienen características en común, y a menudo se transforman el uno en el otro, para subrayar la diferencia entre ellos, los habitantes de Dubrovnik y, en general, del Adriático meridional se refieren al jugo como šilok.

 

El siroco sopla en todas las estaciones, siendo más habitual en el Adriático septentrional en primavera y en el Adriatico meridional en otoño e invierno. En general el siroco es más frecuente en el Adriatico meridional que en el norte. Trae el calor, la bajada de las presiones, por lo general también alta humedad, cielos nubosos y lluvia con tormentas. Todo esto afecta al ánimo de las personas y, dado que suele prolongarse en el tiempo, se apodera de la gente una languidez generalizada, o fiaka como dicen los locales. Este siroco es ciclónico (con el centro de la borrasca en el Mediterraneo occidental) y suele soplar en invierno. El siroco anticiclónico típicamente sopla en primavera y nace en la parte meridional de la península balcánica. Este siroco no trae precipitaciones y se vuelve más fuerte conforme sube el sol, aflojando hacia el atardecer.

 

El siroco no se desata de repente como el bura, sino que se gesta durante uno, dos o incluso tres días, cobrando fuerza gradualmente. Un siroco "joven" permite así una excelente navegación a vela y, conforme va aumentando su intensidad, siempre se cuenta con tiempo suficiente para buscar amparo antes de que alcance su apogeo. A diferencia del bura, que sopla en ráfagas, el siroco es un viento uniforme. Puede soplar a cualquier hora del día, aunque lo habitual es que comience por la mañana y que se calme al comienzo o hasta el fin de la tarde.

 

Del lado exterior, el de mar abierto, el siroco provoca olas grandes a lo largo de la fila de islas junto al continente, mientras que en los canales estrechos que separan las islas y en las grandes bahías (Vela Luka, Stari Grad, Mali Lošinj…) no se dan esas grandes olas, pero el viento gana considerable velocidad. En canales más amplios, como los que separan las islas Dugi otok, Ugljan y Pašman u otros de ubicación parecida, uno puede navegar “a escondidas”, siguiendo el contorno de Dugi otok y evitando olas importantes, aunque sufriendo ráfagas esporádicas debido al relieve de la isla.