Levante – El aguafiestas

Levante – El aguafiestas

El viento de levante sopla desde el este, y las pequeñas variaciones en la dirección de este viento son afectadas por los largos canales entre las islas que realmente se extienden en la dirección este- oeste. Este viento sopla también con el buen tiempo de anticiclón, y durante la época cuando las zonas de baja presión traen el tiempo húmedo y nublado a la costa croata. En el primer caso se trata de un viento térmico que sopla desde la madrugada hasta el calentamiento de la tierra firme, cuando gradualmente se convierte en el viento maestral. Ese viento sopla más en el Adriático central y meridional que en el septentrional.

 

En la época cuando los barcos navegaban sin motor, el levante se usaba para cruzar los canales que separan las islas de la tierra firme y entregar varias provisiones en las horas de la mañana, y luego en las horas de la tarde con el viento maestral los barcos a vela volvían a sus puertos isleños. Hoy el mismo mecanismo se puede usar para el recreo. Si le gusta madrugar, la navegación a vela con este viento que nunca coge mucha fuerza es una experiencia divertida y bonita, y puede navegar siguiendo el viento hacia el oeste, que en el verano a veces es un cambio agradable.  

 

Si el levante no pierde su fuerza hasta el mediodía, sino que aumenta de fuerza y el cielo se pone nublado, eso significa que está por cambiar el tiempo y que pronto debería buscar un puerto seguro. En ese caso el levante tiene las mismas características que el viento jugo que sopla desde el este, pero su dirección de hecho depende de la posición de las zonas de baja presión atmosférica. Entonces el levante es viento gradiente, y no térmico. A medida que el ciclón se acerca al Adriático, se convierte en el jugo «puro», y el viento desde el este puede soplar como una variación del bora oscuro («škura bura» en croata).

 

Sin embargo, los navegantes consideran suave este viento constante que no llega a una fuerza de tempestad y desarrolla largas olas regulares, y es el viento preferido de los que navegan a vela porque les hace posible navegar en condiciones ideales.