Kaprije – un pedazo del paraíso escondido

Kaprije – un pedazo del paraíso escondido

La isla de Kaprije se encuentra en el corazón del archipiélago de Šibenik. Los navegantes quienes navegan por estas aguas la visitan obligatoriamente y a menudo es la opción para los quienes navegan entre Split y Kornati, como una parada «transitoria» ideal. Debe su nombre a la planta mediterránea alcaparra, con frutos comestibles, y con capullos que se utilizan para decorar los platos.

 

Del mismo modo la localidad de Kaprije, como capullo discreto del Adriático, adorna su navegación, sobre todo si busca la paz y el silencio, que en este lugar es superabundante. En esta isla pequeña no hay coches, y un cierto alboroto puede sentirse solamente durante los meses de verano en Kapri – el único lugar habitado de la isla.

 

Esta perla insular de Šibenik es esparcido de los senderos hechos por los habitantes locales para poder llegar hasta sus tierras, porque la isla de Kaprije es sobre todo una isla de paisanos, sin olvidar la pesca (siempre puede encontrarse un poco de pescado fresco si las condiciones climatizas son favorables). Esta isla fue habitada por la primera vez en el siglo XV, y el más grande número de sus habitantes llegaron el siglo siguiente. En esta época la isla de Kaprije sirvió de refugio a los habitantes de Šibenik, que huían de la invasión de los turcos.

Ivo Pervan

Desde aquellos tiempos remotos hasta hoy en día pocas cosas han cambiado – en la isla de Kaprije no hay más que una localidad habitada y unas bahías habitadas generalmente durante el verano.

Un paraíso de náutica donde se sentirá como en su casa

El lugar el más bonito de la localidad se encuentra en la colina donde se sitúan casas viejas que generalmente son renovadas y llenas de vida, pero también la iglesia principal de la isla, que lleva el mismo nombre como el santo patrón de Kaprije - San Pedro. Los aficionados de actividades físicas podrían apreciar una subida de 45 minutos hasta el punto el más alto de la isla, que los locales suelen llamar la Gigina glavica (La cabeza de Giga). Desde la altura de 125 metros, la vista a la isla de Kaprije, al archipiélago de las islas circundantes y a las cuestas impresionantes de la montaña de Dinara recompensará su esfuerzo de subir hasta allí. Durante los días calurosos, cuando se pone el sol, puede optar por un paseo hasta las costas orientales de la isla o hasta una de las bahías cercanas.

 

Los navegantes que buscan la soledad y unirse con el silencio de Kaprije solamente deben decidir dónde van a amarrar su barco. En la parte noroeste de la isla está la bahía Remetić, de enfrente la bahía Medoš, mientras que en las costas de sur están las bahías Mala i Velika Nozdra. En todas estas bahías inhabitadas hay boyas y en las bahías las más encantadoras – Medoš y Mala Nozdra – hay restaurantes que los navegantes aman visitar, pero son accesibles solamente por el mar.

 

Dado que todas las bahías mencionadas no son protegidas contra los vientos de sur, cuando sopla el viento siroco, lo más seguro es buscar un refugio en la bahía Vanjska, donde puede anclarse el barco. 

Ivo Pervan

. Pues, dadas las condiciones climáticas y el humor de su tripulación – le invitamos a encontrar su pedazo del paraíso en la isla de Kaprije.