Istria – la península de los sueños náuticos

Istria – la península de los sueños náuticos

Sinfonía verdiazul

Istria es una península con muchos rostros diferentes, cuyos innumerables tesoros históricos, culturales y naturales satisfacen con facilidad incluso a los más exigentes amantes del turismo, incluidos aquellos navegantes que se acercan a ella desde el mar.

 

El interior de esta singular península presume de pequeñas localidades de cuento y verdes paisajes ondulados. Su recortada costa occidental tiene una serie de pueblos enhebrados a continuación como perlas de un collar, mientras que la costa oriental menos visitada se caracteriza por orillas escarpadas y frondosa vegetación. Tres joyas naturales ―el Parque Nacional de Brijuni, el Parque Natural de Premantura y la reserva natural de Limski kanal― son parte del mosaico de Istria como destino ideal para tus vacaciones junto al mar.

Ivo Biočina

Resulta de lo más bonito comenzar a explorar el litoral istriano desde Pula, ciudad con los puertos deportivos más grandes de la península. Situada en el corazón de las rutas marítimas de Istria, esta antigua ciudad con su emblemático anfiteatro romano pone todas las opciones a disposición del navegante.

Boris Kačan

Con tiempo propicio recomendamos una ruta hacia la muy frecuentada orilla occidental, caracterizada por un sinfín de islotes, lagunas marinas y pueblos encantadores. El archipiélago de Rovinj cuenta con 22 islotes y constituye uno de los oasis insulares más bellos del Adriático septentrional, mientras que el casco antiguo de Rovinj, coronado por la patrona de la ciudad, Santa Eufemia, es una opción ideal para pernoctar el primer día.

Una de las más llamativas atracciones naturales de Istria, el cercano Limski kanal, que presume de paisajes de ensueño, escarpados peñascos verdes y moluscos exquisitos, quedará desgraciadamente para alguna otra ocasión, ya que la navegación individual por el canal no está permitida. Puedes, sin embargo, recorrerlo en un barco de excursiones que regularmente visita este espacio natural protegido.

 

Contento por poner tu grano de arena en cuanto a la conservación de esta armonía natural, dirige la proa hacia la localidad de Novigrad y uno de los puertos deportivos de élite en el Adriático. Sus coloridas casitas de piedra, el ambiente de pueblo de pescadores y un abundante tesoro histórico crean una historia aparte y, en caso de condiciones climáticas adversas en el mar, esta antigua localidad puede servir como excelente punto de partida para el descubrimiento de las joyas continentales de Istria.

 

La navegación por estas aguas obliga a una visita al Parque Nacional de Brijuni, un sugerente archipiélago compuesto por 14 islas de diferentes tamaños. Tras amarrar el barco en la cala de Sveti Nikola, en la isla de Veli Brijun, o echar el ancla en la de Sveti Mikula en Mali Brijun, dirígete a la búsqueda de yacimientos arqueológicos, calas escondidas, praderas verdes y variada fauna local. Sumérgete en la tranquilidad irreal de estas islas paradisiacas que en un pasado no tan lejano, como residencia del mariscal Tito, abría sus puertas sólo a unos pocos afortunados.

 

Después de Brijuni recomendamos que zarpes rumbo a las costas orientales de Istria. Tras dejar a popa el impresionante faro de Porer y el punto más meridional de la península, con su famoso faro de Kamenjak, dirígete hacia la bahía de Raški zaljev. Debido a que se encuentra fuera de las rutas de navegación habituales, durante la visita a alguna de las calas de esta profunda bahía podrás experimentar la belleza sin el agobio de la multitud, algo que cada vez resulta más difícil encontrar tanto en el Adriático como en todo el Mediterráneo. Navega por esa bahía serpenteante cuyas orillas escarpadas esporádicamente se visten de un bosque espeso y luego echa el ancla frente al pueblo de Trget, donde se encuentra posiblemente la mejor taberna de esta parte de Istria.


Disfruta de los últimos momentos de la sinfonía azul istriana en alguna de las calas situadas al amparo del cabo de Kamenjak. Toda esta península se llama Premantura y, gracias a su belleza natural y biodiversidad, fue declarada parque natural, garantía suficiente para una unión sosegada con el espíritu original de este entorno magnífico. Completa la historia marina de Istria con una visita a sus símbolos principales, la ciudad de Pula y el mencionado anfiteatro romano, si no lo has hecho ya al llegar.

Igor Zirojević

Propuesta de itinerario de siete días:

  • DÍA 1: Pula – la cala de Lone (Rovinj) – Rovinj
  • DÍA 2: Rovinj – la cala de Plava laguna (Poreč) – Novigrad
  • DÍA 3: Novigrad – la cala de Sveti križ (Limski kanal) – Parque Nacional Brijuni
  • DÍA 4: Parque Nacional Brijuni – la cala de Valmižeja (Banjole)
  • DÍA 5: la cala de Valmižeja (Banjole) – la cala de Tunarica (Raški zaljev) – Trget (Raški zaljev)
  • DÍA 6: Trget (Raški zaljev) – el islote de Levan (bahía de Medulin) – la cala de Portić (Premantura)
  • DÍA 7: la cala de Portić (Premantura) – Pula