Isla de Šolta - Tierra salvaje cerca de Split

Isla de Šolta - Tierra salvaje cerca de Split

Isla con dos caras

La isla de Šolta se encuentra a la proximidad de las ciudades de Split y de Trogir y la visitan numerosos navegantes quienes comienzan o acaban su alquiler de barcos en una de sus bahías. No obstante, Šolta es mucho más que un alojamiento para los navegantes cerca de Split, es también la isla de las leyendas íliricas, de los estanques de los tiempos romanos, de la poesía medieval, de la rica tradición marinera y de la enología cada vez más destacable y la gastronomía típica mediterránea.

Mario Paparela / TZ Šolta

Lo mejor para los visitantes contemporáneos de Šolta es el hecho que el espíritu del pasado todavía puede sentirse tomando descanso en una de sus bahías, pequeñas localidades junto al mar o dando visita a una de las aldeas habitadas en el interior de la isla. En realidad, gracias a las circunstancias históricas, las aldeas en el interior de la isla eran los únicos puntos habitados y con el tiempo, sus puertos se convirtieron en asentamientos insulares y hoy en día pequeños centros encantadores de náutica.

Šolta cuenta con ocho asentamientos, Gornje, Srednje y Donje Selo, el centro administrativo siendo Grohote en el interior de la isla - y sus puertos de antaño son hoy en día Rogač, Nečujam, Stomorska y Maslinica. Todos son orientados hacia la tierra firme y hoy en día son los centros de acontecimientos estivales en esta isla. Para aclararle la situación, tenemos que decir que todos los ocho asentamientos están posicionados a lo largo de la única carretera insular que serpentea del este al oeste y no tiene más que catorce kilómetros de longitud.

Petar Jurica / Hotel Martinis Marchi

Centros urbanos

Justo detrás la bahía Šešula, en la parte oeste extrema de la isla, se encuentra la vieja aldea pesquera Maslinica, hoy en día conocida por la más bonita bahía pequeña en Croacia, al pie del castillo Martinis Marchi en la parte sur de la bahía, construido por la familia Alberti en 1708, renovado y convertido al hotel moderno con una marina de lujo y un embarcadero que puede recibir 40 barcos.

Jure Ravlić / TZ Šolta

Gracias a la marina, se ha desarrollado también la oferta para los navegantes quienes en Maslinica pueden disfrutar de varios restaurantes bonitos, con buena oferta de los frutos del mar. Situado en la parte norte de la isla, Rogač es el puerto principal de Šolta, con el atracadero para los barcos de servicio regular, pero también con la anciana zona costera que va de la gasolinera al fondo de la bahía, que hoy en día es un pequeño embarcadero de pago. Además por el embarcadero, los navegantes visitan Rogač también para llenar el tanque porque aquí el tiempo de espera toma diez veces menos que en Split.

A una media milla de Rogač, en dirección hacia el sur-este, se nos revela el más grande puerto en Šolta, Nečujam. En Piškera, una de las callejuelas las más escondidas de Nečujam, el emperador Diocleciano tenía un estanque, de lo que testimonia una muralla submarina en la entrada al puerto, en la profundidad de sólo un metro, que es fácilmente accesible practicando el buceo libre. Nečujam también había inspirado al padre de la literatura croata, Marko Marulić, quien pasó mucho tiempo aquí, redactando sus obras, inspirado de la tranquilidad y la armonía de este lugar.

 

A dos millas de Nečujam llegamos hasta la conocida Stomorska, puerto relativamente pequeño, con numerosas casa de piedra a lo largo de la zona costera. El desarrollo del turismo náutico en Šolta tuvo su origen exactamente en esta localidad, la más anciana en la isla.

Mario Jelavić

Desde los tiempos de antaño los habitantes de Stomorska han sido conocidos por la flota impresionante de los veleros de madera, que durante muchos años les servían para transportar vino, aceite, higos y leña, mientras que en el comienzo de los años 1960, los armadores de Stomorska reconstruyeron los veleros de madera y los convirtieron en barcos equipados para los cruceros a lo largo del mar Adriático. Hoy en día Stomorska es el centro náutico atractivo insular, con varios buenos restaurantes, contando con 25 atracaderos para los veleros y dos dársenas para los yates de lujo.

Si se dirige desde atracadero en uno de los puertos insulares hasta el interior de la isla, entrará en una dimensión temporal y espacial diferente, como si en el interior de Šolta el tiempo se detuviera. Unas viñas son laboradas, generalmente de los viticultores jóvenes, quienes participan en el proyecto de revitalización de la variedad autóctona de Šolta, dobričić.

 

La isla abunda en olivares porque la olivicultura es actualmente la actividad agrícola la más desarrollada en la isla, y para el deleite de los visitantes, también se desarrolla la apicultura, que le ofrece la posibilidad de disfrutar la miel de calidad durante su visita en la isla de Šolta. De Grohot hacia oeste se encuentran Srednje i Donje Selo, las dos aldeas conservadas casi en su estado original, con las casitas de piedra y la iglesia en el medio de la pequeña plaza. La fusión de la tradición y de la modernidad reviste Šolta de un encanto que está convirtiendo esta isla en un destino turístico de más en más popular.

Mario Paparela / TZ Šolta

Tierra salvaje

En la parte sur de la isla, orientada hacia alta mar, se encuentran varias bahías «salvajes», casi con ausencia total de la civilización, gracias al terreno de acceso difícil para la gente que no llegue de la mar. Los piratas modernos hoy en día «atacan» desde la tierra firme y en las bahías de Šolta, en la parte sur de la isla, los navegantes están al abrigo de estos «ataques desde la civilización»

Navegando por la Puerta de Split, salimos en la parte sur de la isla que sus habitantes llaman Izvanje. La primera bahía se llama Livka. Es un sitio hidroarqueologico y un destino de buceo interesante pero también la bahía ideal para hacer una siesta cuando soplan los vientos del cuarto y del primer cuadrante. Junto a ella, hacia oeste, está la profunda y bella Stračinska, con playas bonitas y unas casitas pesqueras y casitas de campo.

 

Navegando más hacia noroeste, junto a las altas placas abruptas que descienden súbitamente a la mar, encontramos dos bonitas ocultas, Grabova Y Senjska. Ambas tienen unas casas en su fondo y playas bonitas. Según la leyenda, la reina ílirica Teuta tenía su castillo por encima de Senjska.

 

Siguen dos bahías más pequeñas, Lučica i jorja, donde encontrarán unas boyas para amarrar los barcos, y entonces la más conocida bahía de sur de Šolta, Tatinja. Se divide en tres ramos, en cada uno siendo unas casas pequeñas y un muelle con los barcos pesqueros. Más adelante hacia noroeste se encuentras unas bahías más, de la cuales la más bonita oculta es Zaglav.

 

Además de estas bahías más grandes, en la costa de Šolta puede encontrar muchas bahías ideales para recibir los barcos pequeños, si hace buen tiempo, al estilo «robinson», como Poganica, pero para esto deberá conocer la técnica de amarre en cuatro puntos, por eso no le aconsejamos pasar la noche en estas bahías pequeña si no es un experto.

Detrás de Marinča rat, al oeste extremo de la isla, se nos descubre la vista maravillosa hacia un montón de islotes que adornan la costa de Šolta, frente a la más conocida bahía náutica en la isla, la profunda y escondida Šešula. Allí están dos restaurantes con atracaderos gratuitos, sólo para los clientes de restaurantes. Aquí también está un horno de cal - está en Šolta desde los tiempos del emperador Diocleciano quien hizo construir su palacio y por eso dicen que la isla de Šolta edificaba la ciudad de Split.