Encontrará su felicidad en la isla de Rab

Encontrará su felicidad en la isla de Rab

La isla de Rab, siendo una de las siete joyas de Kvarner, es el destino ineludible de los navegantes que navegan por el Adriático de norte. Los romanos llamaron la isla de Rab la Felix Arba (isla feliz), quizás dadas su riquezas naturales y un alto nivel de desarrollo, y el descriptivo feliz lo merece aún hoy en día, porque gracias a diferentes influencias climáticas, en esta isla puede encontrar varias maneras de sentir la felicidad.

 

La isla y sobre todo la ciudad de Rab son un verdadero tesoro de los „trofeos arqueológicos», muchas leyendas como una máquina del tiempo «transportan» a los visitantes al pasado tormentoso de la isla, los habitantes amables transforman las costumbres y la tradición a la oferta turística, mientras que las manifestaciones las más interesantes son la Rapska fjera y las Competiciones de caballería de Rab, que son motivos suficientes para que los navegantes adapten su viaje.

 

Desde el punto de vista gastronómico, la isla de Rab gustara a los más grandes golosos, sobre todo si le dan visita durante las jornadas de espárragos, de la carne de cordero o de los productos autóctonos, o aún durante la Fiesta Kanata, que cierra la temporada turística. Pero muchas manifestaciones y leyendas son solamente una parte de la oferta de la isla, porque la navegación alrededor de Rab ciertamente dejará una buena impresión en Usted.

 

Esta perla insular del norte del Adriático tiene varias caras muy diferentes entre sí, sus costas orientales, orientadas hacia el viento bura, son inaccesibles y sin vegetación, mientras que enfrente está el canal de Barbat, que ofrece a los visitantes una experiencia lacustre, completamente diferente. Sin embargo, dada la mucha circulación y los colores oscuros del mar, este canal no es el destino el más interesante de la isla, a diferencia de la ciudad de Rab cercana, con la bahía de Santa Fumija.

Ivo Biočina

La ciudad medieval de Rab, con sus cuatro campanarios orgullosos, recuerda a un velero grande que a los navegantes es un lugar de visita obligada

Desde la arena fina hasta las costas pedregosas

Si busca un atracadero, lo mejor sería hacerlo en la marina ACI de Rab y después ponerse a explorar el centro antiguo de la ciudad, el parque centenario de Komrčar y la bahía vecina Santa Fumija, que, además de proporciona la más hermosa vista a la ciudad, también sirve de refugio contra todos los vientos.

 

Al oeste de la ciudad de Rab está la península Kalifront, con sus bahías pintorescas de colores turquesas y playas de guijarro.

Toda la península está cubierta de la vegetación exuberante y junto con los pinos, hay un bosque de encina, el único que descubre a los visitantes que están en Rab y no en una isla de la Dalmacia de sur.

Kalifront, con sus siete bahías pequeñas y grandes, recuerda a un collar verde esmeralda, con perlas en armonía, y no es fácil decidir donde amarrar su barco.

 

Mientras tanto, cabe destacar que estas bahías no ofrecen un refugio contra los vientos de sur, pero uno puede dormir con calma cuando soplan los vientos del cuarto y del primer cuadrante. La bahía Gožinka cuenta con unas veinte casas y tabernas de familia, y las bahías inhabitadas de Čifnata y Kristofor son caracterizadas por el color turquesa mágico. Si debe optar por una de las dos últimas, quizás las más bonitas de la isla, a los quienes prefieren lugares más aislados se les recomienda la bahía Kristofor, que es fácil reconocer gracias al faro en su entrada. El mejor refugio de esta península es la bahía Santa Mara, que confirman los norayes de piedra en la costa, esculpidos por las tripulaciones de los ancianos veleros, esperando que disminuya el viento bura en la Puerta de Senj.

 

La parte noroeste de la isla es el paraíso para los niños y todos los otros aficionados de la arena, y la península que separa la Kamporska de la Supetarska draga es su parte la más encantadora.

Los islotes y las lagunas de color turquesa son solamente un fragmento de las bellezas de esta parte de Rab, y a los navegantes quienes pasan por allí se le recomienda tener cuidado cuando soplan los vientos de noroeste y de norte.

Aquí está también una otra marina de ACI - Supetarska draga, caracterizada por un ambiente de familia y de pesca, y muchos son los navegantes quienes la toman por un puerto de salvamiento cuando sopla el viento bura.

Aleksandar Gospić

Vamos a acabar con la arena la más fina, pero también con las aguas de poca profundad peligrosas, que caracterizan las bahías septentrionales de la península de Lopar y con la bahía de Crnika. Esta última es conocida por su nombre Rajska y se trata de la playa la más larga y la más visitada en la isla de Rab.

Ha sido formada sobre todo por las olas de este y de noreste y por eso, cuando soplan estos vientos, más vale buscar su parte del paraíso en uno otro rincón de esta isla con muchas caras.