Animales protegidas en Croacia

Animales protegidas en Croacia

La contaminación excesiva de las aguas, de los suelos y del aire, la agricultura intensiva, las intervenciones en los cursos de agua, los vertidos de residuos ilegales, expansión de las zonas de construcción, las nuevas vías públicas, el turismo de masas y muchas otras actividades humanas directamente o indirectamente causan la pérdida de muchas especies animales. La pesca y la caza intensa y la introducción de especies exóticas también son una amenaza para varias especies, muchas de las cuales son endémicas y relictas, que quiere decir que en el pasado vivían en un área mucho más grande que hoy.

 

Por lo tanto, en Croacia hay unas 400 especies de aves, de las cuales 230 son  aves nidificadoras, lo que coloca la Croacia en la cima de los países europeos en términos de diversidad de ornitofauna, es decir, la fauna de aves. Un gran número de especies de estos habitantes plumosos vive en muchas zonas, pero algunas viven solamente en zonas restringidas. Así la gaviota patiamarilla puede verse solamente al sur extremo del país, el buitre leonado en las islas de Kvarner, el urogallo común en Velebit y en Gorski kotar y el águila pomerana en los alrededores de la zona inundable del río Sava.

 

Si se pregunta qué es el pájaro el más pequeño en Croacia, la respuesta «pesa» como una cucharilla de azúcar, es decir solamente 5 gramas, porque eso es el peso del reyezuelo listado.

En el otro extremo de la escala están dos «gigantes» croatas, el buitre leonado y el águila pomerana, aves cuya envergadura alar puede ser más de dos metros.

Por otra parte, la población de la espátula común (Platalea leucordia) es muy pequeña en Croacia, y por eso esta ave insólita es una especie estrictamente protegida. Come peces, ranas, larvas de insectos y crustáceas, que caza con su pico extraño que parece como una espatula, cuyo nombre lleva. Para ver esta ave preciosa, visite el Parque Natural de Lonjsko Polje o uno de los estanques de Eslavonia.

 

Quizás tenga una gran simpatía y respeto por los búhos, pájaros sámbolos de sabiduría. Uno de los búhos los más comunes en Croacia es el búho chico, que tiene dos mechones largos sobre la cabeza que, al ser alzadas, parecen ser orejas.

 

En las zonas montañosas de Croacia y en los bosques de haya y de abeto viven bestias grandes como el lobo, el oso y el lince, que desaparecieron de la mayor parte de los estados de Europa occidental, pero también otros mamíferos grandes, como jabalíes, corzos, ciervos, rebecos y muchas aves y otras especies montañosas típicas. El lince es el más grande gato viviendo en Europa, su población en Croacia se estima a unos 40 a 60 ejemplares, vive en Lika, Gorski kotar y Ćićarija.

Nenad Rebršak

Un animal que es sinónimo de destreza y considerado como un perfecto nadador, el lutrino, vive en muchos ríos croatas y cerca de los estanques.

En montañas croatas viven unas bestias más pequeñas, como martas, melinos y zorros, y sobre todo se destacan los relictos de los Dinárides, el dinaromys bogdanov y el eliomys quercinus dalmaticus.
 

Aunque la gente a menudo tiene miedo de las serpientes, estos animales ostentan un papel importante en la naturaleza y, por lo tanto, la mayoría de las serpientes en Croacia están estrictamente protegidas por la ley. En las zonas montañosas puede encontrar a las víboras protegidas, como la víbora cornuda o la víbora de Orsini.

 

El miedo de bestias grandes es injustificadamente exagerado. Aunque la gente suele encontrarlas, no hay información que una bestia no provocada haya atacado a los humanos. Debe saber que todos los animales salvajes son tímidos y huyen del hombre, a menos que se sientan amenazados.

En Dalmacia a menudo puede encontrarse la tortuga mediterránea, también un animal protegido por la ley y amenazado por los cambios en su entorno, por la caza, los incendios y por su venta en el mercado negro.

Si visita la costa croata, y con un poco de suerte, en las paredes de sus apartamentos podrá ver el gecónido, que es también conocido como el símbolo de la isla de Lošinj. Se trata de un pequeña animal muy hábil, que sube las superficies verticales gracias a las almohadillas adhesivas en sus patas.

Croacia también cuenta con la rica fauna de cuevas en muchos hábitats subterráneos. El más conocido bivalvo de cuevas en el mundo es el Congerie kusceri, relicto y endemismo de Dinárides.

 

En las profundidades de los Dinárides se «esconde» el proteo, el único vertebrado subterráneo y uno de los pocos completamente adaptados a la vida en condiciones de cueva. Se trata del endemismo de los hábitats subterráneos del karst dinárico, que en Croacia vive en cuevas y en los abismos de karst, desde Istria hasta Dubrovnik, y representa una verdadadera riqueza natural.

 

En Croacia viven casi todas las especies de murciélagos presentes en Europa, unas treinta especies, todas siendo protegidas por la ley. Estos animales muy temerosos son los únicos mamíferos que pueden volar y son muy útiles porque comen insectos.

 

Una de las especies de peces de agua dulce la más amenazada es la rucha adriática, que vive en aguas cristalinas y frías de karst, ricas en oxigeno, y es el endemismo de la cuenca hidrográfica del sur del Adriático.

 

El mar Adriático cuenta con una gran biodiversidad y allí viven las especies raras y protegidas de caracoles de mar, como el caracol tonel, el caracol trompeta y la mitra zonata.
 

Las ballenas y los delfines viven en los mares y océanos, pero también podemos encontrarlos en el mar Adriático. Existen varias especies de estos maravillosos animales marinos, y cada uno está protegido por la ley en Croacia y está completamente prohibido cazarlos o poner en peligro su vida.

En el mar Adriático viven 220 delfínes mulares y un número menos grande de delfínes comunes.

Blue World Institute

La foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus (Monachus monachus) o «hombre de mar» es uno de los mamíferos en grave peligro de extinción y el fócido el más raro en el mundo.

Se estima que en el Mediterráneo viven unas 200 focas monjes. La última foca monje en el Adriático fue capturada en 1960 cerca de Vis.

 

Los corales merecen ser considerados como el tesoro rojo del Adriático. A menudo se dice que el coral es un mineral por su esqueleto, una planta por su apariencia y un animal en realidad. Son muy frágiles, por lo que a menudo son destruidos por anclas que arrastran por el fondo marino y por los buzos. Debido a la venta de corales como recuerdos y joyas, algunas especies, como el coral rojo, están casi erradicadas.

 

Desde 1995, el Lithophaga lithophagaha es una especie estrictamente protegida de moluscos bivalvos que no es permitido sacar del mar. 

Goran Šafarek

La nacra es una especie adriática protegida que vive en el fondo marino arenoso y es un habitante importante de los prados de fanerógamas marinas.

Con el desarrollo del turismo, sus hábitats se han reducido mucho, principalmente debido a las conchas utilizadas para la producción de los artículos decorativos y debido al anclaje de barcos.

 

A menudo la gente colecta organismos marinos (como esponjas, conchas, estrellas de mar, equinoideos, caracoles, etc.) como recuerdos, pero cuando estos actos se repiten miles veces, se producen impactos negativos que alteran el equilibrio en la naturaleza y, por lo tanto, no debería hacerlo ¡Estos organismos pertenecen al mar!

Debido a la pesca intensiva, no selectiva pero también ilegal, muchas especies de peces en el Adriático están en peligro de extinción. Se trata sobre todo de los condrictios, como el tiburón azul, de los grandes predadores como atunes y peces espada y muchas otras especies importantes del punto de vista económico.

Miro Andrić

El caballito de mar es una especie amenazada en el Adriático. Esta criatura marina benigna y suave es una presa muy fácil para los buzos sin conciencia que no se dan cuenta de que los seres vivos no son recuerdos.

Es importante tener en cuenta que es prohibido cazar y matar las especies de animales estrictamente protegidas, perturbarlas, especialmente durante la cría, la migración e hibernación, destruir deliberadamente sus nidos y camadas y destruir sus áreas de reproducción o descanso. Tenga en cuenta que la ley también establece multas por mala conducta y la violación de la legislación.