Terrano

Terrano

Considerada como una variedad autóctona de uvas negras en Istria, las uvas terrano son de nuevo muy populares para la producción de los vinos tintos de calidad superior, que representan nuestra península la más grande.

 

Se supone que el terrano es una de las variedades de uvas negras autóctonas de Istria y es precisamente la península de Istria donde se recomienda cultivar porque allí da los mejores resultados. Hace unos cien años el terrano era la variedad la más apreciada de Istria, pero con la aparición de las variedades internacionales, la predominancia del terrano iba disminuyendo. La variedad de terrano tiene un alto nivel de acidez que era demasiado destacado y que, debido a los procedimientos de producción no apropiados en el pasado, rechazaba a los consumidores. Hoy en día esta variedad está ganando la popularidad de nuevo y son cada vez más numerosos los vinicultores que la utilizan para producir vinos excelentes.

 

La variedad soporta bien los periodos de sequía y de lluvia, no es sensible a las enfermedades y no es difícil cultivarla. Su maduración es tardía, es muy productiva y da uvas de calidad. El racimo maduro de terrano es caracterizado por el color casi negro de granos, con una piel firme que esconde la carne roja, y vino obtenido de estas uvas es de color rubí y cuenta con la aroma a frutas que sobre todo hace pensar en frambuesas.

 

Según su método de producción, el terrano va muy bien con varios platos, empezando por el jamón crudo istriano y los quesos. E terrano fresco se combina muy bien con el pequeño pescado azul a la parrilla, con la carpa y con los platos simples de carne de cerdo. El terrano envejecido es una elección perfecta para acompañar la lasaña o los platos de pasta que se sirven en salsa de tomates y de carne, como la salsa boloñesa. El terrano acompaña muy bien los platos de carne de caza, como por ejemplo carne de conejo. Para que sus particularidades se destaquen lo más posible, es mejor consumir el terrano a la temperatura de unos 18 °C.