Salvia

Salvia

La planta medicinal y aromática, salvia, conocida también por su nombre latín Salvia officinalis, y por sus nombres vulgaresžalfija, divlji kuš, slavulja y pitomi pelin, se usa debido a sus aceites esenciales que alivian muchos malestares, desde la inflamación del tracto respiratorio y del el tracto digestivo, hasta los hinchazones que puede calmar con sus efectos beneficiosos. Esta planta silvestre crece en forma de pequeños arbustos en el suelo pedregoso seco, donde hay mucho sol, y por eso a menudo puede encontrarse en el clima mediterráneo, así como a lo largo de nuestra costa. Las hojas oblongas de color verde grisáceo de la salvia se cosechan en abril, antes de que la planta florezca, y su flor se cosecha en mayo y junio.

 

De la salvia triturada se prepara el té que alivia las enfermedades del tracto respiratorio, mientras que las hojas secas de salvia, cocinadas en la leche, sirven como medicamento contra la tos para los niños y los adultos. De la miel y de la salvia se puede preparar un aguardiente aromático, de tal modo que en el aguardiente de uva de sabor neutro, casi durante un mes se embeba una mayor cantidad de hojas de salvia, y al transcurrir un mes, el aguardiente se cola y se mezcla con la miel y se deja envejecer en botellas. De la salvia también se puede hacer vino, pero en realidad se trata de un vino tinto, como la frankovka, el plavac o el terrano, en el que se ponen las hojas de salvia y se dejan reposar unas semanas antes de que el vino se cole y sirva como una bebida.

 

En la cocina la salvia se utiliza fresca y secada, pero se trata de una especia intensa, que no va bien con otras especias. Puede utilizarse en la preparación de platos de pasta en combinación con mantequilla para una salsa simple, añadirse a la carne de ternera asada bajo peka, a la carne de cordero, a la carne de caza y a otras carnes, así como al pescado, y mejorará el sabor de muchas sopas. La salvia se combina bien con los despojos asados y con los platos más grasientos, porque facilita su digestión, y en el pasado se utilizaba en la preparación de las salchichas debido a sus características antibacterianas. Las hojas de salvia también pueden empanarse y freírse, convirtiéndose en una delicia que se sirve con vinos espumados para una experiencia especial.