Región vitivinícola de Eslavonia y de Podunavlje

Región vitivinícola de Eslavonia y de Podunavlje

El imperio de las variedades de uva blancas, en el que reina la graševina, es decir la región de Eslavonia y de Podunavlje, es caracterizado por las grandes zonas cubiertas de viñas y por los vinos cuya calidad es cada vez más superior.

 

La región de Eslavonia y de Podunavlje es una de las cuatro regiones de la República de Croacia que va de Virovitica y de Daruvar a Danubio y Baranja al oeste. La región cuenta con grandes zonas cubiertas de viñas donde se produce la mayoría de los vinos del país, y la tradición de cultivo de la vid remonta al Imperio romano. Los vinos de Eslavonia ofrecen una buena relación calidad/precio y los de calidad superior se obtienen de las uvas que crecen en las localiades de Venja y de Mitrovac, en el área vitícola de Kutjevo, así como en Erdut, Belje, Srijem, Daruvar, Baranja e Ilok. Desde hace decenios Eslavonia es el imperio de las variedades de uvas blancas y en las viñas de Eslavonia hoy en día crecen las numerosas variedades internacionales populares al nivel mundial, como son la pinot gris y blanco, el riesling reinskii, el chardonnay, la traminac, la sauvignon etc., pero la variedad que ocupa el lugar de honor es la graševina.

 

Aunque se trata de una variedad blanca internacional, la producción de la graševina en esta región vitivinícola ha alcanzado un nivel tan alto que muchos la identifican con Eslavonia y la toman por autóctona. Se trata de una de las variedades más comunes y más populares creciendo en el suelo croata, y los viticultores la utilizan para la producción de una gran variedad de vinos para cada ocasión. Aunque en el pasado Eslavonia era un lugar donde uno podía encontrar las variedades de uva negra, como la frankovka, la kadarka y la portugieser, en las viñas de esta región estas variedades han comenzado a cultivarse de nuevo desde hace poco tiempo, junto con la pinot, la cabernet, la sauvignon, la merlot y la Zweigelt Las zonas amplias cubiertas de viñas siempre no han sido garantía de buena calidad del vino, pero recientemente los viticultores están comprometidos a elevar su producción a un nivel más alto. Al mismo tiempo, en Eslavonia y en Podunavlje aparecen nuevos productores más pequeños quienes pueden vanagloriarse de muchos premios.