Los postres los más populares en Croacia

Los postres los más populares en Croacia

Para descubrir la cocina tradicional croata, debería buscar estos diez postres de diferentes regiones de nuestro país y saborear las aromas y los sabores de infancia de numerosos croatas.

Entre las especialidades tradicionales croatas que resistan al paso del tiempo, y que debe probar al menos una vez, los postres ocupan un lugar especial porque pueden dar alegría a todas la generaciones y mejorar su día, sobre todo si son preparados con mucho cuidado y habilidad. Que se trate de un postre servido al fin de un buen almuerzo o de un tentempié durante una pausa de trabajo, a veces solamente un pastel basta para que nos sintamos mejor. De Eslavonia y Baranja, a través Zagorje e Istria, hasta Dalmacia y Dubrovnik, la Croacia es llene de recetas de postres que a muchos croatas traen el recuerdo de su niñez y de la cocina sus abuelas donde las manos trabajadoras preparaban verdaderas delicias de pocos ingredientes. Por eso hemos elegido diez postres tradicionales que le suscitarán a explorar los viejos libros de recetas de nuestra cocina tradicional.

Salenjaci

Salenjaci
Maja Danica Pečanić

Los salenjaci son pequeñas galletas que se preparan con un ingrediente que muchos ya han olvidado - el tocino de puerco. Además de la grasa de puerco, que se utilizaba en muchos platos, durante la matanza de cerdo se colectaba el tocino de cerdo, que a menudo se utilizaba para preparar los suaves salenjaci. Los salenjaci se preparan de una pasta que se rellena de mermelada de ciruelas o de albaricoque. Gracias a su estructura compuesta por varias capas, los salenjaci también se llaman pasteles de mil capas, lo que se obtiene doblando la pasta sobre sí durante su estiro. Los salenjaci calientes, esparcidos de azúcar glas, son copiosos y dulces, un plato ideal para el desayuno o el refrigerio.

Kroštule

Kroštule
Maja Danica Pečanić

Cuando en el mes de febrero las ciudades de Istria y de Dalmacia son invadidas por los desfiles de carnaval, en casi todas las esquinas se siente el olor de las kroštule, pasteles inevitables de carnaval. Las kroštule crocantes son pasteles sabrosos que se preparan de huevos, de harina, de azúcar, de la corteza de limón o de naranja y de mantequilla, ingredientes que siempre hay en nuestras cocinas, y la receta para estos piscolabis se transmite de generación en generación. Antes de asar, las kroštule se moldean a su gusto, lo que generalmente significa hacer nudos, formar cintas o flores que se fríen en el aceite caliente. Los métodos de su preparación difieren según la región, según la familia, pero gustan a todas la generaciones de los amadores de dulces.

Rožata

Rožata
Maja Danica Pečanić

La rožata es un postre que ha sobrevivido las turbulencias históricas desde la Edad Media hasta nuestros días, no solamente en Dalmacia sino en el resto de la Croacia. Como muchos otros postres que han sobrevivido los siglos de transmisión de recetas de una generación a otra, la rožata también se prepara con ingredientes simples y modestos. Los ingredientes principales de este postre cremoso y refrescante son la leche, los huevos y el azúcar, y la aroma única se obtiene gracias al licor de rosa, llamado rosalin o rozulin, que también dio nombre a este postre. Dado que se trata de una crema fría y sólida, la rožata es sobre todo apreciada durante el verano, como un refresco durante el calor veraniego y a menudo se sirve como un postre representante de la cocina dálmata.

Los štrukli de Zagorje

Štrukli from Zagorje
Maja Danica Pečanić

La especialidad tradicional de la región de Hrvatsko zagorje, los štrukli o štruklji, se han preparado en cada casa con los ingredientes fácilmente disponibles y su popularidad entre la populacion local ha salido de las fronteras del condado de Krapina y de Zagorje y del Condado de Varaždin y hoy en día a menudo se preparan para presentar la gastronomía croata en el mundo. Con el fin de proteger los štrukli de Zagorje como un plato autóctono croata, el arte de su preparación está inscrito en el Registro del patrimonio cultural intangible de la República de Croacia. Los štrukli pueden prepararse de dos maneras diferentes, cocinándolos o horneándolos, y pueden ser un plato dulce pero salado también. La pasta básica, rellenada de queso de leche de vaca, se utiliza en ambos casos, pero mientras que los štrukli cocinados en el agua salada pueden cubrirse de grasa fundida y de pan rallado, o servirse en una sopa, los štrukli horneados, antes de ser puestos en el horno, son cubiertos de nata agria.

Orahnjača y makovnjača

Orahnjača and makovnjača
Maja Danica Pečanić

La Orahnjača y la makovnjača son pasteles con levadura que tradicionalmente se preparan para las fiestas y ocasiones festivas, y se sirven a los invitados como unos pasteles aromáticos y deliciosos. Como su nombre dice, el relleno rico de la orahnjača se prepara de las nueces, mientras que la pasta suave de la makovnjača se rellena de una mezcla a base de amapola. Además estos ingredientes básicos, que hace la diferencia entre estos dos pasteles, los otros son mismos - el azúcar, la canela y la leche. Aunque las mejores son las preparadas por la abuela, se considera que aún los principiantes no pueden fallar preparando una orahnjača o una makovnjača.

Paradižot

Paradižot
Maja Danica Pečanić

Paradižet o paradižot es un ligero postre dalmático, más rico que la rožata típica, dado que para su preparación se utilizan los ingredientes que no siempre eran fácilmente disponibles. La primera capa del paradižot son las galletas duras que se ponen al fondo del recipiente. Para ablandarlas, las galletas son salpicadas de aguardiente de guinda maraska, o de marrasquino o de prošek, vino fortificado aromático muy apreciado. La segunda capa de paradižot es hecha de la clara de huevo batida y entonces llega la crema de las yemas de huevo y en la capa final se ralla el chocolate. El paradižot todavía se prepara a lo largo de la costa adriática, parece a las šnenokle que se preparan en la Croacia continental y los dos postres son amados por todas las generaciones.

Tarta de Skradin

Skradin Cake
Maja Danica Pečanić

Una de las especialidades preferidas de la región de Skradin es un postre sin el que no hay fiestas ni banquetes y en el pasado se preparaba para las bodas. Se trata de la tarta de Skradin, un pastel que el en siglo 14 las novias preparaban antes de su noche de boda para impresionar a su novio y para poder comenzar su vida conyugal. Se considera que la receta original de este postre delicioso, que data del siglo 14, hoy en día es en la posesión de pocas amas de casa, aunque la lista de sus ingredientes no se ha cambiado mucho con el tiempo. Este pastel delicioso se prepara con huevos domésticos, con azúcar o miel, con la corteza de limón o de naranja, una cucharita de ron o de licor de rosa, con vainilla y con los nueces y las almendras molidos, la cantidad de nueces siempre siendo tres veces más grande. Cubierta de chocolate y decorada con unas piezas de almendra o las mitades de nueces, la tarta de Skradin les gustara a los más grandes golosos, llevando consigo un soplo de la región de Skradin.

Gibanica de Međimurje

Gibanica from Međimurje
Maja Danica Pečanić

Siendo nuestra región la más septentrional, Međumurje linda con la Hungría y con la Eslovenia, y no extraña que en su tradición a lo largo de los siglos se pueda ver la influencia de las cocinas vecinas. Un pastel sobre todo suntuoso que entre en esta categoría es ciertamente la gibanica de Međimurje, un dulce muy sabroso que en vez de un relleno cuenta con cuatro rellenos. Nueces, amapola, manzanas y queso se unen en un pastel de varias capas que encanta con su exquisitez, y su sabor hace pensar en los vergeles y campos y es obligatorio en cada fiesta. En el pasado este pastel se preparaba en unos recipientes de terracota, que hoy en día son sustituidos por los recipientes de metal, y los ingredientes utilizados para su preparación se conservaban durante el año en las despensas de amas de casa trabajadoras esperando las fiestas populares y familiares.

Kremšnite de Samobor

Cremeschnitte from Samobor
Maja Danica Pečanić

Ya al mencionar Samobor, una pequeña ciudad encantadora a unos veinte kilómetros de Zagreb, lo primero a que la mayoría de los croatas piensa son las sabrosas kremšnite de Samobor, una pastel con crema que hoy en día puede encontrarse en la mayoría de las pastelerías tradicionales. La kremšnita es conocida por su crema amarilla ligera que se prepara de huevos, leche, azúcar y harina, y se encuentra entre dos capas de hojaldre, con una capa fina de nata montada por debajo de la capa de hojaldre superior. Antes de servirse el pastel se corta en grandes cubos y como el toque final, casa pieza se espolvorea de azúcar glas, que da un poco de dulzura a este pastel que habitualmente no es tan dulce.

Fritule

Fritule
Damir Fabjanić

Aunque las fritule se asocian a las regiones de Kvarner, Istria y Dalmacia, los últimos años han invadido la parte continental del país, y al llegar los días más fríos, uno puede encontrarlas en casi cada esquina, sobre todo en Zagreb durante el Adviento. Aunque tradicionalmente se hayan preparado durante los días de ayuno, para la Nochebuena o los días cuando no se comía la carne, y se servían espolvoreadas de azúcar glas o del azúcar cristal, hoy en día se consumen cubiertas de salsa de chocolate, de caramelo o de las fruta del bosque. Blandas y ligeras, las fritule se fríen en aceite abundante, con que obtienen su color dorado y carácter crocante. Las bolas de dulce pasta freída en forma de un solo mordisco son el pastel preferido invernal, por lo que las fritule frescas y olorosas siempre desaparecen en unos momentos.