Los mejores quesos en Croacia

Los mejores quesos en Croacia

Los quesos croatas blandos y ligeros, fuertes y aromáticos, son inevitables en cada comida festiva pero también en comidas de todos los días.

 

El desayuno, el almuerzo o la cena, una fiesta con un vaso de vino de calidad o una breve pausa para tomar unas tapas - son todas las ocasiones ideales para servir queso. Que se trate de un entrante o de un plato final de una cena festiva o si quiere un trozo de queso que satisfará su necesidad de unas aromas más intensas, los productores locales pequeños o grandes pueden ofrecerle lo que quiera. En el territorio de Croacia se producen quesos que suelen ganar los premios internacionales, y en nuestras mesas se pueden ver varios tipos que queso, desde el škripavac suave hasta el queso de Pag impresionante. ¿Ya ha probado estos cinco quesos clásicos croatas?

 

Queso de Pag

El queso de Pag es uno de los quesos más premiados y apreciados croatas, debido a su sabor único. Este tipo de queso se produce de la leche de oveja que es de una salinidad natural, dado el hecho que las ovejas de Pag pacen en los pastizales cerca del mar, por lo que a menudo están llenos del sal traído por el viento bura. Generalmente este queso con la indicación geográfica debería envejecer durante un año pero encanta a los consumidores ya después solamente unos meses de envejecimiento.

 

sQueso fresco

Irse al mercado para comprar el queso fresco y la nata es un rito que le gusta a la mucha gente, también como les gusta el sabor ligero de este queso blando de color blanco. El queso fresco producido en las granjas generalmente es obtenido de la leche de vaca acidificada y no pasterizada, por lo que su fecha de consumo es breve y su acidez poco pronunciada. Este queso se sirve en el desayuno tradicional en Zagreb y sus alrededores y en Hrvatsko zagorje.

 

Prgica

Con su forma de cono y sabor picante reconocibles, en la Croacia continental la prgica es una parte indispensable de la comida local. Este queso interesante, también llamado turoš o sirel, es una especialidad autóctona de la región de Bilogora y Podravina y de Međimurje, y se obtiene de la leche de vaca fresco, dejada a fermentar durante varios días. El queso obtenido por ese método se cuela del suero utilizando un paño grueso y entonces se le añaden el sal y la pimienta roja molida. Después de que todos los ingredientes se mezclan bien, el queso colado se forma en conos y se deja secar.

 

Škripavac

El queso blando škripavac es un queso autóctono de leche entera que tradicionalmente se produce en Lika, en las aldeas al pie de la montaña de Velebit y de Velika Kapela, en Gorski kotar y en Kordun, a también figura en la lista de los bienes culturales protegidos de la República de Croacia. Generalmente se obtiene de la leche de vaca, pero para la producción de un škripavac de sabor intenso también puede servir la leche de oveja. El škripavac es el queso el más fresco que pueda consumirse porque se obtiene de la leche recién ordeñada que se cola utilizando un paño grueso y se somete a una calefacción ligera, suficiente para derretir el cuajo que sirve para su coagulación. Además su aroma suave, el queso tierno škripavac tiene una textura especifica gomosa, que lo hace rechina al ser masticado, por lo que este queso sabroso obtuvo su nombre.

 

Queso de la mišina (bolsa de cuero)

El queso de la mišina es un queso aromático de la leche de oveja, tradicionalmente preparado en las zonas montañosas alrededor de las ciudades de Zadar, Šibenik, Split y Dubrovnik. Es específico porque envejece en las bolsas de cuero de oveja que dan a este queso su sabor fuerte y reconocible. Llega a los mercados en estas bolsas de cuero y dada la manera de que envejece, no toma una forma especial sino se presenta como una masa amorfa.