Hoja de laurel

Hoja de laurel

El laurel, llevando el nombre latín Laurus nobilis, es una planta arbustiva, perenne y silvestre, sin la cual es imposible imaginar la cocina mediterránea e incluso dálmata, que en Croacia crece principalmente a lo largo de la costa y en las islas. Se trata de una planta medicinal de origen mediterráneo que tiene propiedades antiinfeccios, mejora la inmunidad y la condición del tracto respiratorio. El olor de la hoja de laurel tiene un efecto calmante y sus aceites esenciales y té se utilizan en el caso de dolores de cabeza y de un gran estrés.

 

De una aroma intensa y una amargura característica, la hoja de laurel de color verde oliva rara vez se come, pero se usa para dar un aroma especial a muchos platos salados pero también dulces. Las hojas frescas de laurel se usan en la preparación de postres como pudines o sorbetes, postres congelados hechos de fruta, de azúcar y de jarabe de fruta, mientras que en su forma seca se usa más aún más en la cocina. El laurel secado sirve para preparar el té pero las hojas de esta planta se usan principalmente como especia, no solo en platos como gulash o pašticada, sino también en asados, marinadas de pescado, repollo encurtido, remolacha, pepinos, a los que el vinagre alarga la vida.

 

Las hojas de laurel se secan en un área oscura y aireada, las grandes hojas verdes se separan se ponen en una superficie plana y se dejan secar. Las hojas secas pueden usarse durante varios meses como especia en la cocina, pero deben almacenarse en una caja bien cerrada para que no pierdan su aromaticidad. Debido a su olor, el laurel a menudo se usa para almacenar ciertos alimentos, especialmente dulces que atraen muchos parásitos. Por ese motivo en una caja de dulces caseros siempre se ponían hojas de laurel que repelaban a las hormigas y permitían almacenar dulces como el kumpet, la kotonjada y galletas en las despensas de los hogares en nuestra costa.