Frijol con salchichas

Frijol con salchichas

El frijol es una de las más populares leguminosas del mundo, y gracias a su preparación fácil, la asequibilidad y el carácter nutriente, a menudo de prepara cuando uno debe alimentar a un gran grupo de personas. A decir verdad, el estofado de frijol es el mejor cuando se cocina en grandes cantidades y que es más sabroso si reposa un cierto tiempo. Dado el carácter nutriente y rico de los platos que contienen esta verdura, el frijol es un alimento que se preparaba en muchos hogares, independientemente de su situación financiera. Rico en fibras, proteínas y glúcidos, el frijol se ha mostrado como un ingrediente valioso, y en forma de estofado se ha preparado como un plato para los soldados en el mundo entero. Además de ser una merienda popular en la Croacia continental, el frijol con salchichas es una especialidad que nos alegra después de un día de trabajo duro o la estancia al aire fresco, y muchos excursionista no dejan la montaña de Medvednica sin comer un plato de frijol.

 

El frijol seco, que a menudo se utiliza en la preparación del frijol cocinado con las salchichas, debe embeberse en el agua salada para hincharse. El día siguiente se pone en otra agua, al fuego de intensidad media, hasta que hierva. Entonces esta agua se tira y el frijol se pone en una nueva cantidad de agua caliente y continúa cocinarse. Se le añade la cebolla y la salchicha, pero también puede añadírsela grasa para darle un poco de aroma. El frijol se sala y se añade la pimienta, y una vez el agua hervida, se añaden las verduras y las patatas, y todo junto se cocina al fuego intenso hasta que el frijol ablande.

 

Una vez el frijol listo, la sopa resultante debe guisarse, lo que a menudo las amas de casa hacían con un espesante. El espesante se preparaba de tal modo que primero se calentaba el aceite, en el que se ponía la harina y se rehogaba durante un rato. Entonces en el recipiente se añadían las especias, como la pimienta roja y el agua caliente para diluir el espesante y mezclarlo más fácilmente en el frijol. Aunque el frijol se prepara durante mucho tiempo para que sea blando, denso y sabroso, un bol de frijol caliente con salchicha y un pedazo de pan basta para alimentar el cuerpo y el alma durante los fríos días de invierno, pero también en primavera, cuando tradicionalmente se prepara para el Día Internacional de los Trabajadores.