Sinjski arambašići

Sinjski arambašići

Sinjski arambašići son otra especialidad local creada bajo la influencia turca, y su nombre viene de la palabra turca harambaša, bandoleros turcos. A pesar de parecerse al plato preferidos de todos, sarma, los arambašići son rollos más pequeños de las hojas de repollo ácido o fresco, rellenos con una mezcla de carne de vaca y cerdo.

 

Un dicho conocido de Sinj dice que „el repollo hace los arambaše”, destacando la importancia de buen repollo ácido en la preparación de esta comida tradicional de Cetinska krajina, parte de Dalmatinska zagora donde se encuentra la ciudad de Sinj.

 

Las hojas de repollo se rellenan con carne bien picada que se corta finito con una pequeña hacha, y a la mezcla se agrega la panceta cortada finita, la cebolla rehogada, el ajo y perejil picados y la cáscara de limón rallado. El aroma específico proviene de los condimentos como canela, nuez moscada o clavel, y a la carne se le añade sal y pimienta. Luego se pone un huevo batido para que todo se una. La mezcla se deja reposar un poco, y luego se rellenan las hojas medianas de repollo ácido a la que se le quitan las partes duras. Las hojas rellenas se tienen que enrollar bien para que no se abran durante la cocción.

 

Las paredes de la olla donde se cuecen los arambašići se cubre primero con pedazos de carne ahumada o de panceta y de hojas cortadas de repollo. Luego los rollos de repollo se colocan juntos a la olla y se añaden unos huesos de vaca o pedazos de tocino para el aroma. La olla cubierta hasta arriba de arambašići se cubre de agua o de caldo de carne hasta cubrir completamente los rollitos. Se cocinan a fuego moderado por unas horas, sin darles vuelta ni mezclar, sino sacudiendo de vez en cuando la olla entera para que no se deshagan los arambašići. Dicen que son mejores cuando se preparan durante dos días, el primero una hora, y el segundo entre tres a cuatro horas a fuego lento.

 

Esta potente y sabrosa comida se prepara cuando comienzan los días de lluvia, y es aún más rica si se toma con vino tinto local e la autóctona cepa dálmata ninčuša.