Zagorski štrukli

Zagorski štrukli

Los ingredientes asequibles y sencillos y las hábiles manos de Zagorje que desde hace siglos estiran la masa blanda han convertido los štrukli en una excelente entrada, una adición saciante a las sopas, una rica comida principal, una rápida merienda o un postre dulce con el que simplemente no se puede fallar.

 

Zagorski štrukli o štruklji, la especialidad tradicional de Hrvatsko zagorje, se preparaban en cada hogar de ingredientes que eran fácilmente accesibles, y su popularidad entre la población local sobrepasó los límites de las regiones de Krapina-Zagorje y Varaždin y hoy se preparan en las presentaciones de la gastronomía croata en el mundo. Queriendo proteger zagorski štrukli como comida autóctona el Ministerio de Cultura le dio el estatus de bien cultural inmaterial de la República de Croacia.

 

También en su honor desde 2009 en la localidad de Kumrovec se organiza Štruklijada, un evento especial organizado para promover y preservar la preparación tradicional de štrukli, que atrae a cada vez más visitantes croatas y extranjeros.

 

Los štrukli se preparan de dos maneras, cocidos o al horno. La masa principal rellena de ricota se usa en ambos métodos, pero mientras que los štrukli hervidos en agua salada se pueden cubrir con grasa derretida o migas de pan o poner en sopa, los štrukli al horno se cubren con crema de leche antes de la cocción.

 

Para štrukli hay que amasar la masa de harina, un huevo, agua tibia, un poco de vinagre y aceite, dejar reposar un poco y luego estirarla bien y rellenarla con una combinación de ricota, sal, huevo y crema ácida, y azúcar para los štrukli dulces. La masa rellena se enrolla con mantel donde se estiraba la masa y luego se divide en almohaditas que entonces se preparan de manera elegida.

 

Los ricos štrukli les gustan a todas las generaciones, y cualquier preparación que elija, ¡no fallará!