Istria

El interior desarrollado

Rodeada del Adriático cristalino, la península de Istria le entusiasmará con los espectaculares paisajes naturales que durante

el año se alternan constantemente.

 

Las ciudades pequeñas costeras como es Rovinj, con puertos simples, barcos pesqueros y calles estrechas, reflejan el espíritu

del Mediterráneo, mientras el interior da espacio al verdor y a la tierra fértil que le recordará los paisajes en  Provenza y

Toscana.

LA VIDA NUNCA PARA

Dónde ir

1
POI image

Basílica Eufrásica en Poreč

La Basílica es el único ejemplar del arte Bizantino temprano en el Mediterráneo, y data del siglo VI., cuando permitió construir el obispo  de antaño, Euphrasius.

2
POI image

Anfiteatro en Pula y Parque Nacional Brijuni

El anfiteatro en Pula es el monumento más grande del siglo I. d.C., y fue destinado para luchas de los gladiadores. Hoy es mundialmente conocido el escenario de conciertos y festivales.

3
POI image

Grožnjan y Motovun – las localidades pequeñas medievales

Orgullosamente elevadas en los picos de las colinas encima de la vega del río Mirna, las ciudades pequeñas Grožnjan y Motovun son famosas por su  arquitectura, las numeroasas galerías de arte, los eventos musicales y cinematográficos 

4
POI image

Hum – la ciudad más pequeña en el mundo

Esa ciudad pequeña medieval situada aproximadamente a 14 kilómetros al sureste de Buzet. Es el centro de la escritura del antiguo eslavo eclesiástico, el alfabeto glagolítico y las pinturas al fresco valiosas del siglo XII.

5
POI image

La iglesia de Santa Eufemia en Rovinj

La iglesia de Santa Eufemia en Rovinj, que domina esa ciudad pequeña istriana, es uno de los representantes barrocos más bonitos en Istria. Santa Eufemia es la patrona de Rovinj, y sus restos se custodian en el sarcófago de mármol en la iglesia. 

6
POI image

Labin – la ciudad medieval en Istria

Labin se ha ubicado en el pico de una colina, e invita a los visitantes con sus cuentos históricos sobre los mineros y el personaje Matija Vlačić Ilirik, luego con las calles medievales que, durante los meses de verano, se convierten en el escenario artístico.