Via Dinarica | ¡Bienvenidos a las páginas oficiales de la Oficina Nacional de Turismo de Croacia!

Via Dinarica

Vía Dinárica – la conexión natural

Las montañas más altas e interesantes de Croacia pertenecen a los Alpes Dináricos, un sistema montañoso compuesto de cordilleras recientes, formadas durante la orogenia alpina en el sudeste de Europa. Estas cordilleras recortadas se extienden desde Eslovenia, pasando por Croacia, Bosnia-Herzegovina y Serbia, hasta Kosovo y Albania.

 

La Vía Dinárica es un camino para montañistas, ciclistas y senderistas que visitan los Alpes Dináricos haciendo turismo y sirve, además, como una plataforma determinante para el desarrollo de las condiciones de vida y laborales de la población de esta zona. Uno de los primeros objetivos del proyecto, además de llevar a cabo actividades de montañismo, es promover la economía local acercando al visitante la oferta de comida autóctona, alojamiento y otros servicios.

 

Via Dinarica

La Vía Dinárica ofrece tres rutas principales, o tres caminos paralelos entre sí. Su línea azul se extiende a lo largo de la costa adriática y une la cadena litoral de las montañas dináricas; la línea blanca abarca los altos Alpes Dináricos y la azul los del interior. En Croacia la Vía Dinárica recorre seis parques nacionales (Risnjak, Velebit Septentrional, Paklenica, los Lagos de Plitvice, Krka y Mljet), cuatro parques naturales (Učka, Velebit, el Lago Vransko y Biokovo) y dos reservas naturales integrales (las de Bijele y Samarske stijene y las de Rožanski y Hajdučki kuk en el monte Velebit).

 

 

 

Via Dinarica

 

Vía Dinárica – Línea blanca

 

La línea blanca de la Vía Dinárica ofrece la oportunidad de recorrer longitudinalmente la parte croata de los Alpes Dináricos y de conocer sus variadas riquezas naturales. Siguiendo la dirección natural de estas cordilleras, la línea blanca une los más atractivos miradores, montañas y cimas de toda Croacia, contando con la infraestructura de algunas de las rutas más populares (Goranski put, Kapelski put y Velebitski put).

 

El punto más alto en la línea blanca, y la cima más alta de Croacia, se alcanza en el monte Dinara, que da nombre tanto a los Alpes Dináricos como a la misma Vía Dinárica.

 

La línea blanca es recomendable para alpinistas experimentados y bien equipados. La mejor época para recorrerla es el verano, ya que en invierno los tramos de Gorski kotar, las cimas del Velebit y del Dinara están cubiertas de nieve, que en ocasiones no se derrite hasta el fin de primavera.

 

 

Via Dinarica

 

Vía Dinárica – Línea azul

 

La línea azul de la Vía Dinárica brinda la oportunidad de conocer la costa adriática de Croacia. Una parte del camino recorre cuatro islas muy pintorescas (Krk, Rab, Pag y Mljet), las dos penínsulas más grandes de Croacia (Istria y Pelješac), tres parques nacionales (Paklenica, Krka y Mljet) y cuatro parques naturales (Učka, Velebit, el lago Vransko y Biokovo). Se adentra en los cañones de los ríos más bonitos del litoral croata (Zrmanja y Cetina), atraviesa los puentes más largos (los de Krk, Pag y Šibenik) y recorre los campos fértiles del paisaje cárstico, así como numerosas localidades emblemáticas de la historia croata.

 

En la línea azul de la Vía Dinárica no hay tramos difíciles ni complicados de transitar, salvo dentro del parque natural de Biokovo, lo que la convierte en un camino ideal para hacer en bicicleta.

 

 

Via Dinarica

 

Vía Dinárica – Línea verde

 

La línea verde de la Vía Dinárica ofrece una oportunidad excepcional para conocer los paisajes verdes intactos a lo largo del recorrido de la parte continental de los Alpes Dináricos. En Croacia la línea verde une los rincones pintorescos de Gorski kotar con el interesante, pero poco explorado área desde la ciudad de Ogulin hasta Ličko Petrovo Selo. Un encanto especial en esta ruta son los arroyos que, antes de verterse en el Sava, surcan la montaña con unos espectaculares cañones repletos de cascadas y otros fenómenos hidrológicos.

 

Esta línea une, además, las dos cascadas más grandes de Croacia, la del arroyo Curka en Zeleni vir y la Plitvice en los lagos del mismo nombre. La línea verde no tiene tramos difíciles ni complicados de transitar, y su recorrido longitudinal permite al visitante conocer rincones montañosos muy diversos y prácticamente desconocidos para la mayoría de la gente.

 

Alan Čaplar