Ivo Biočina

Rijeka

Puerto de diferencias

La Capital Europea de la Cultura de 2020

La ciudad de Rijeka siempre ha sido un puerto que ha aceptado diferentes influencias que llegaban de diferentes partes del mundo por vía marítima, y por eso el nombre «Puerto de diferencias» para la Capital europea de la Cultura es muy bien acertado.

 

Rijeka siempre ha respirado en el ritmo de motín y de cambios. Unos de los más grandes nombres de la escena de música y de arte en Croacia provienen de Rijeka. Y en 2020 los ciudadanos y las ciudadanas de Rijeka, y hasta los alrededores de esta ciudad que antaño era gran ciudad industrial, hablan el lenguaje del arte, no sólo de la riqueza de la escena creativa croata, sino esta ciudad intenta redefinir su identidad para el siglo 21 de la manera la mejor posible.

Ivo Biočina

La ciudad de Rijeka, con su rica historia, es en primer lugar una ciudad portuaria con muchísimos vestigios del famoso pasado industrial, que los artistas, junto con los ciudadanos, los jóvenes y los viejos, así como los turistas, convierten en los centros de la cultura.

A través los proyectos, los acontecimientos, las discusiones y la cooperación con los lugareños, ciertos de los más conocidos artistas croatas cambian la Europa y el mundo o al menos la consciencia de sus ciudadanos abordando tres temas principales: agua, trabajo y migraciones.

Estas temas, muy actuales hoy en día en todo el mundo, pero sobre todo para la Europa, se desarrollan a través siete programas: Dulce y salado, Lungomare art, Cocina de las diferencias, Dopolavoro, Era del poder, Casa de los niños y 27 vecindades.

 

Entre muchos actores son Idis Turato, Igor Eškinja, Damir Martinović Mrle, Numen/For use y Davor Sanvincenti, y las partes de la ciudad se convierten en oasis de arte, con unas instalaciones permanentes y los proyectos que transforman la ciudad de Rijeka en una metrópolis completamente nueva, como ha sido el caso con la mayoría de las capitales de la cultura hasta ahora.

 

Atrayendo los recursos para el desarrollo de la Capital, el efecto spillover se reflejará también en las partes rurales, con ciertos programas que tienen lugar en Lošinj, Brseč, Crikvenica, Lopar, Baška, Lovranska draga.

Petar Fabijan / TZ Rijeka

Más de cien millones de euros no es poco dinero, pero atraer a los ciudadanos y a los turistas a participar en el cambio de su entorno y en general de sus condiciones de vida implementando todos los programas son las expectaciones que no pueden medirse con cifras.

TZ Rijeka

Hoy en día la Capital Europea de la Cultura de 2020 es el más importante proyecto cultural de la UE, que con mucho éxito pone en práctica la idea del fundador que es el intercambio de la cultura y no solamente de las mercancías entre los Estados Miembros, entre los pueblos, entre los artistas y finalmente entre los ciudadanos y los vecinos.

Una parte de estos fondos se invertirá en los proyectos de infraestructura. Así la fábrica «Rikard Benčić» se convierte en el templo de la cultura de Rijeka, y las instituciones como el Museo de la Ciudad de Rijeka, el Museo del arte moderno y contemporáneo, la Biblioteca municipal y la Casa de los niños, además de vestir el nuevo traje, asumen los papeles centrales en la vida cultural de Rijeka.

Goran Razić

La cultura es el generador de los cambios, claro, con la plena participación de los ciudadanos, que debe mejorar la existencia de la gente, y la vida en una ciudad y en sus alrededores hacer más feliz y llena.